Connect with us

POLÍTICA

El avance de China en América con apoyo de los Gobiernos locales: advierten que el principal objetivo de Xi Jinping es el litio argentino

La corrupción en el país sudamericano, sumado al cercano vínculo de Cristina Kirchner con el Partido Comunista Chino que data de hace años, ha creado el ecosistema perfecto para el desarrollo de proyectos fraudulentos y sin control.

La búsqueda de China por expandir su influencia en el mundo no es nueva. Sin embargo, su avance en los últimos años ha encendido las alarmas de Estados Unidos y la Unión Europea, que ven con gran desconfianza los proyectos del régimen de Xi Jinping en todo el globo.

En esta búsqueda por ampliar su influencia económica, diplomática, tecnológica, informática y hasta militar, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha lanzado proyectos en países de América Latina y el Caribe que, en muchos casos, han resultado en polémicas y fraudes.

El caso de Argentina es uno de los más controvertidos, según expuso un reciente informe elaborado por la International Coalition Against Illicit Economies, que se enfocó en uno de los negociados más preciados para Xi Jinping: el litio.

El binomio Alberto Fernández-Cristina Kirchner se encuentra atravesando el último de sus cuatro años al frente del Gobierno. Este período, sin embargo, les fue suficiente para profundizar la alianza con China y avanzar con acuerdos de todo tipo.

De todas formas, la relación comenzó años atrás con las reuniones entre Xi y Kirchner, cuando la actual vicepresidenta ocupaba el sillón de Rivadavia. Desde entonces, China ha encontrado al frente del país un aliado que le dio acceso a zonas sensibles de interés estratégico nacional e internacional y lo mantuvo libre de investigaciones de la Justicia.

Así, bancos del gigante asiático han otorgado préstamos por USD 17.000 millones para el desarrollo de unos 36 proyectos en todo el país.

Entre ellos, destacan la construcción de un puerto que proporcione acceso a la Antártida desde Ushuaia, la operación de una estación espacial en Neuquén, la cual Argentina no puede supervisar ni acceder, y la extracción estratégica, lucrativa y vital del litio.

Continue Reading